“El despertar de la conciencia empresarial”

De pronto la naturaleza nos empieza a dar recordatorios cada vez más continuos y más severos. El tema del calentamiento global, del kharma, y de todas las maneras en que la naturaleza nos contesta a nuestro comportamiento de las últimas décadas, es más palpable con cada desastre natural. De la misma manera nos lo empiezan a decir cada raza que ha sido discriminada en la historia, cada sector de la población que ha sido tratado con desprecio, así como cada religión que ha sido perseguida. Ni se diga, de las relaciones obrero patronales que no han sido del todo justas, que empiezan a cobrar cada vez más caro el precio de la productividad, de la calidad, y del poco crecimiento en las empresas que no han tomado en cuenta el factor humano.

Hoy más que nunca, el éxito empresarial se vuelve una palabra más sutil con significados diversos. Ya no podemos hablar de éxito empresarial, sin pensar en el éxito personal de cada uno de los integrantes de una empresa u organización. Los colaboradores, o personas que entregan su tiempo a cambio de un salario, cada vez están más conscientes y receptivos a un trato humano, trato que nunca debió estar separado de una relación de trabajo.

Líderes empresariales cada vez se dan cuenta de la necesidad de participar activamente en lo que llamamos conciencia social. Esta implica no solamente apoyar instituciones benefactoras, plantar árboles, hacer campañas para cuidar el agua, sino cosas más simples, pero muchas veces pasadas por alto: Un mejor trato y una mejor atención a cada una de las personas que nos rodean dentro de la empresa.

Honestidad, respeto y atención,  son valores que no solo se tienen que aplicar para cada uno de los clientes que atiende nuestra empresa, sino que tienen que llevarse a un nivel que sean vividos por toda la organización, así como por todos los aliados que intervienen en la misma, llámense socios, trabajadores, proveedores, etc. Es importante que nuestros colaboradores tengan una atención constante tanto en su desarrollo de habilidades, desarrollo personal, así como en el simple hecho de ser tomados en cuenta para la toma de decisiones que les afectan directamente, así como con las que le afectan a la empresa.

Es grato decir que cada vez veremos más empresarios conscientes de la importancia de estar despiertos a las necesidades de sus trabajadores. Y si habláramos de responsabilidad social, diríamos que la principal responsabilidad que un líder de empresa tiene con la sociedad es lograr utilidades para que sus trabajadores sean bien remunerados y puedan contar con un trabajo de largo plazo que les dé seguridad y sustento familiar. Y que si buscamos rentabilidad, también será lograda (y seremos más responsables socialmente), al momento de atender mejor a los que nos rodean. Lo difícil está en pensar que este despertar de conciencias se hará por arte de magia solo por encontrarnos en el 2015.

Ahora, si los empresarios pudieran visualizar lo rentable que puede volverse una empresa una vez que atendemos a nuestros colaboradores, los tomamos en cuenta, creo que habría dos intenciones poderosas (según cada quien) mediante las cuales las empresas se volverán más exitosas. 1. Un sentido humano por lograr aportarle algo a la sociedad y a nuestro equipo, y 2. Un sentido meramente numérico y financiero que analizará las ventajas de generar un trato más humano y más de equipo, y por ende, se comportará mejor.  En cualquiera de los dos casos, el resultado será colaboradores más efectivos, y se verá incrementada en gran medida la rentabilidad de las empresas que se atrevan a dar el siguiente paso.

Y tú: ¿Ya convertiste a tu empresa en una empresa consciente y despierta? Sino, ¿Qué esperas para empezar a generar mayores dividendos?

 

Anuncios